Panama

Vulnerable
Beijing’s Media Influence Efforts
Notable
32 85
Local Resilience & Response
Low
30 85
Scores are based on a scale of 0 (least influence) to 85 (most influence)

El presente informe se preparó como parte del proyecto de Freedom House Beijing’s Global Media Influence (Influencia de Pekín en los Medios). El estudio encontró que, a partir de 2019, el Partido Comunista Chino ha venido incrementando sus esfuerzos por influir en las noticias y el flujo de información a nivel mundial, empleando tácticas más elaboradas, encubiertas y coactivas. No obstante, los periodistas, las organizaciones de la sociedad civil y algunos gobiernos han respondido a esta campaña de distintas formas para mitigar sus efectos. Los hallazgos del informe completo y su metodología están disponibles en inglés, español o chino. Este informe contiene un estudio casuístico profundo acerca de Panamá.

 

Esfuerzos de Pekín por incidir en los medios

Notable

32/85

Resiliencia y Repuesta Local

Bajo 

30/85

Estatus 

Vulnerable

 

Hallazgos claves

  • Intentos continuos por ejercer influencia: Los esfuerzos de Pekín por influir en los medios panameños permanecieron invariables durante el periodo cubierto (2019–21), especialmente después de la avalancha de actividad que se observó en 2017-8 por causa del cambio en las relaciones diplomáticas. El contenido generado por el gobierno chino era de fácil acceso en los medios locales y los diplomáticos de ese país estuvieron muy activos en redes sociales.
  • Creciente desconfianza pública: Los sondeos de opinión sugieren que ha aumentado la desconfianza hacia el gobierno chino desde que en 2017 se establecieron relaciones diplomáticas entre Panamá y China. (Véase Impacto)
  • Discurso de los medios estatales pregonando beneficios económicos: El discurso de los medios estatales y diplomáticos chinos pregona que China es socio estratégico y natural de Panamá, además de que las relaciones diplomáticas recientemente establecidas se traducen en oportunidades comerciales y económicas. (Véase Propaganda)
  • Llegan al consumidor compartiendo contenidos y publirreportajes: Una amplia gama de entidades chinas vinculadas al gobierno—la embajada local, la agencia de noticias Xinhua y la Administración de Radio y Televisión de China—llegaron a acuerdos para compartir contenidos o publicar insertos pagados en los principales medios escritos en español, como La Estrella de Panamá, el periódico más antiguo del país, y SERTV, el canal público. Por consiguiente, una cantidad significativa de contenido producido por el estado chino llega al consumidor local de noticias. (Véase Propaganda)
  • La diplomacia pública difunde información errónea y desinformación: En Panamá, los diplomáticos chinos son muy activos en Twitter y suelen conceder entrevistas a los medios de comunicación, además de publicar editoriales en medios locales. Algunos investigadores han encontrado que en ocasiones amplían información publicada en cuentas falsas de redes sociales y este contenido sobre temas, que en ocasiones parecen inocuos, se ha abierto camino hacia los medios locales. (véase Propaganda, Campañas de desinformación)
  • Viajes subsidiados para la prensa: Desde 2018, decenas de periodistas de todo el espectro político y geográfico de los medios panameños han viajado a China por razones de turismo o capacitación, pagados por el gobierno chino o Huawei. Normalmente, estos viajes pretenden que los periodistas participantes publiquen noticias positivas sobre China o sobre la compañía cuando regresen a su país. (Véase Propaganda)
  • Gran influencia en los medios de la diáspora china: El Partido Comunista Chino es más fuerte en los medios difundidos en chino que llegan a la mayor diáspora china de Centroamérica. Esencialmente, en Panamá no existen medios independientes en idioma chino; los medios de comunicación locales en chino publican regularmente contenido proclive a Pekín, generado por medios estatales, y evitan cubrir temas delicados para el Partido Comunista Chino. No parece que existan publicaciones locales en chino que difundan reportajes o análisis independientes de Pekín. (Véase Medios de la diáspora china)
  • Significativa Participación de Huawei en el mercado: Huawei, empresa con sede en China y con estrechos vínculos con el Partido Comunista Chino, posee el récord de desarrollo de sistemas de censura y vigilancia en China y el extranjero, y además cuenta con una participación del 30 por ciento en el mercado de telefonía móvil. (Véase Control sobre infraestructura de contenidos)
  • Salvaguardas en los medios, la sociedad civil y la legislación panameña: Los grupos a favor de la libertad de prensa, de legislación que limite la propiedad extranjera y del periodismo investigativo—inclusive las circunstancias que rodearon el cambio diplomático de Taiwán a China que se produjo en Panamá en 2017—sientan algunas bases de resiliencia ante la influencia problemática del Partido Comunista Chino. No obstante, prácticamente no existe ninguna iniciativa que vigile o responda a la injerencia encubierta o coactiva por parte de Pekín. (Véase Resiliencia y respuesta)
  • Vulnerabilidades por causa de vacíos en el ámbito jurídico y regulatorio y falta de conocimiento sobre China: Hay una falta de transparencia sobre la propiedad precisa y la tenencia de muchos medios de comunicación y no existe legislación alguna que prohíba su propiedad por parte de partidos políticos. Panamá carece de legislación que limite las demandas estratégicas contra la participación pública (legislación anti SLAPP) y con frecuencia los periodistas y dueños de medios son objeto de demandas por calumnia y difamación. El conocimiento sobre China en el país es limitado y las organizaciones de medios suelen acudir a entidades vinculadas al estado chino cuando buscan algún comentario relacionado con China u otras noticias. (Véase Resiliencia y respuesta)

Antecedentes

Panamá cuenta con el estatus de país Libre en el informe Freedom in the World 2022, última edición del estudio anual de Freedom House sobre derechos políticos y libertades civiles.1 Las instituciones políticas panameñas son democráticas, existen elecciones relativamente competitivas, hay rotación ordenada del poder y por lo general se respetan las libertades de expresión y asociación.

No obstante, tradicionalmente, el sector de los medios de Panamá, en particular los medios impresos, son vulnerables a la injerencia del Partido Comunista Chino (PCC) debido a presiones políticas y económicas, y por su cultura periodística de autocensura. Si bien en gran parte existe libertad de prensa y el consumidor de noticias tiene acceso a una variedad de posturas editoriales, las demandas por hostigamiento y difamación interpuestas por funcionarios del gobierno y otros en respuesta al cubrimiento críticos2 ha alentado la autocensura, al igual que lo ha hecho la estructura de la propiedad del sector de medios: la mayor parte de los medios de comunicación son de propiedad de familias o personas conectadas con la política. Los medios tradicionales también afrontan dificultades financieras. Por ejemplo, el incidente ocurrido en el año 2016, cuando las sanciones impuestas por Estados Unidos casi provoca el cierre de dos periódicos, entre ellos el más antiguo de Panamá.3 Las demandas y amenazas de demanda también pueden ser eficaces cuando se trata de silenciar un cubrimiento.

Las relaciones diplomáticas entre Panamá y la República Popular China (RPC) fueron establecidas el 13 de junio de 2017.4 El inesperado cambio de Taiwán a China tomó por sorpresa a Panamá, país que tradicionalmente había sido aliado Estados Unidos.5 A lo largo de la década pasada, la política de EEUU hacia Latinoamérica y Panamá, aunque de manera más pronunciada entre 2016 y 2020, fue inconsistente, le faltó estrategia y pasó a ser secundaria, con lo cual se abrió una brecha que ocupó el gobierno chino. En diciembre de 2018, Xi Jinping visitó Panamá y se convirtió en el primer líder chino en visitar el país. Esta visita estuvo rodeada de un aire de luna de miel diplomática. Xi y su homólogo panameño por aquella época, el Presidente Juan Carlos Varela, firmaron 19 acuerdos sobre comercio, turismo, cooperación judicial y proyectos de infraestructura.6 También se iniciaron conversaciones sobre un tratado de libre comercio (TLC).7 En 2017, Panamá se unió al pacto de la Iniciativa de la Franja y de la Ruta [Belt and Road Initiative (BRI], convirtiéndose así en el primer país latinoamericano en formar parte de esta iniciativa, y también es miembro del Foro de China y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Foro China-CELAC).8 A pesar del reciente torbellino de acuerdos políticos y económicos, Panamá mantiene el TLC con Taiwán.9 Las relaciones entre Panamá y China todavía son relativamente recientes y Panamá tiene una larga historia de mantener relaciones amistosas con sus socios extranjeros—inclusive con aquéllos que están en disputa entre sí—con el objeto de facilitar el tránsito fluido por el Canal de Panamá.

La población de expatriados y la diáspora china de Panamá son las comunidades más numerosas de Centroamérica. Aproximadamente, el 5 por ciento de esta población de alrededor de 200.000 personas se identifica como china, mientras casi una tercera parte reivindica algún tipo de ancestro chino.10 La migración china comenzó en 1850 durante la construcción del Canal de Panamá, mientras que la más reciente llegó en las décadas de los años 80 y 90, y volvió a aumentar en 2017 después de la normalización de las relaciones diplomáticas.

En las elecciones de mayo de 2019, Laurentino Cortizo, candidato de la oposición, ganó las elecciones presidenciales e inmediatamente declaró que su gobierno buscaría una relación cercana con Estados Unidos.11 La administración Cortizo canceló o escaló muchos de los pactos económicos de la administración Varela con China—algunos de ellos relacionados con acuerdos poco transparentes realizados tras bambalinas, como el controvertido proyecto por valor de $4.000 millones para el tren de alta velocidad, un cuarto puente sobre el Canal de Panamá y un puerto en la ciudad de Colón.12 Desde abril de 2019 no se han llevado a cabo conversaciones sobre el TLC. A pesar del desacuerdo de la nueva administración con algunas negociaciones de acuerdos de infraestructura firmados por Varela, en 2021 Cortizo renovó la concesión del puerto del Canal de Panamá otorgada a una empresa domiciliada en Hong Kong, cuyos vínculos con el gobierno chino son estrechos.13

Esfuerzos de Pekín por incidir en los medios

Propaganda y promoción de discursos recurrentes

Discursos claves

Durante el periodo de cubrimiento, medios estatales y funcionarios diplomáticos chinos fomentaron un discurso sobre las oportunidades “históricas” de la cooperación chino-panameña.14 La mensajería del Partido Comunista Chino (PCC) citó las oportunidades económicas que están a disposición de Panamá como resultado del cambio diplomático de 2017 y a la luz de la incorporación de Panamá a la Iniciativa de la Franja y de la Ruta, frecuentemente declarando que China es un socio estratégico y “natural para la cooperación.”15 Al igual que en otros países, los medios estatales describían los beneficios de la cooperación económica bilateral y multilateral como el camino hacia un desarrollo en el que ambas partes ganan. Uno de los discursos más frecuentes de los diplomáticos es el de promulgar el eslogan “Pro Mutuo Beneficio,” un juego de palabras con el lema de Panamá de “Pro Mundi Beneficio” (para Beneficio del Mundo)—siguiendo la línea del tema recurrente del PCC sobre el “mutuo beneficio.”16 El mensaje diplomático también se centra en los “logros” internos chinos, como la campaña del PCC para el alivio de la pobreza o la superioridad del sistema político de China, especialmente durante la celebración del Centenario del PCC en julio de 2021.17

Otro discurso clave en el que se han venido concentrando desde principios del 2020 es el manejo de la pandemia del COVID-19 por parte del gobierno chino y el apoyo que China brindó a Panamá y otros países. Además de promocionar al PCC como una potencia internacional responsable, estos discursos buscan esquivar su culpabilidad por el mal manejo del primer brote del coronavirus. La embajada ha publicado líneas de tiempo y ha defendido la gestión del brote por parte de China, mientras ataca a políticos y medios occidentales por fomentar “informes parcializados o falsos” sobre China.18 Los diplomáticos han publicado en redes sociales videos con música altisonante que muestran al embajador de China firmando certificados de donación o regalando suministros.19 En diciembre de 2020, la embajada china lanzó una exhibición virtual donde mostraba más de 200 fotos de la lucha de China contra la pandemia y su apoyo a otros países.20 China donó tapabocas, pruebas clínicas y otros materiales a Panamá durante la pandemia y Panamá autorizó el uso de emergencia de la vacuna Sinovac desarrollada en China—aunque no ha recibido ni adquirido ninguna dosis.21 Por lo general, las donaciones han sido bien recibidas; hubo grandes protestas cuando el gobierno de Cortizo rechazó un donación del gobierno chino encaminada a construir un hospital para el tratamiento de pacientes de coronavirus.22

Gran parte de los discursos negativos del PCC van dirigidos a Estados Unidos, país que ha tenido relaciones con Panamá de tiempo atrás. El embajador chino ha atacado a medios y políticos de EEUU y otros países occidentales por utilizar “noticias falsas, inteligencia falsa, acusaciones falsas [y] ética falsa” al informar sobre la respuesta de China a la pandemia.23 En 2019 el embajador también publicó un artículo en la página web de la embajada sobre la guerra comercial entre EEUU y China.24

No es de extrañar que también se hayan lanzado fuertes mensajes del gobierno chino sobre Taiwán, después de la ruptura diplomática de Panamá con ese país.25 En respuesta a informes de medios panameños publicados en 2019 acerca de que el motivo real por el que el entonces Presidente Varela decidió cambiar las relaciones diplomáticas había sido un presunto soborno por parte de China (véase Resiliencia y respuesta), la embajada respondió airadamente y repitió el tema recurrente del PCC sobre su política de “una sola China”.26

Vías claves para la difusión de contenido

En Panamá, los medios de comunicación estatales chinos están disponibles en televisión por cable, en radio y digitalmente en páginas web en español, aunque éstos no parecen ser una fuente importante de contenido para los usuarios de noticias.27 Se calcula que el 25 por ciento de los panameños tiene acceso a televisión por cable, aunque no hay disponibilidad de datos sobre la audiencia específica de los canales de medios estatales chinos. La agencia oficial de noticias Xinhua tiene oficina en Ciudad de Panamá, además de un corresponsal local residente en el país, quien supuestamente coordina de cerca el cubrimiento con la embajada china.28 Xinhua publica contenido en español sobre Panamá, su economía, deportes, cultura, relaciones bilaterales y China.29 Es difícil medir la audiencia de Xinhua en Panamá. Para los panameños, las principales fuentes noticiosas son los periódicos, las noticieros televisados y las redes sociales, especialmente WhatsApp y Twitter, aunque los mayores de 50 años tienden a preferir medios tradicionales.30

Aparentemente, en la práctica, las vías más comunes a través de las que los medios estatales chinos llegan a la audiencia local de noticias son las cuentas en redes sociales de los funcionarios diplomáticos, los insertos pagados o los acuerdos para compartir contenido entre los medios locales y los medios estatales chinos, además de los viajes de periodistas panameños pagados por China.

El embajador chino y los medios estatales en Twitter: En Panamá, los diplomáticos chinos tienen una presencia sólida en español a través de Twitter. No obstante, Facebook e Instagram son las plataformas más populares en Panamá y la embajada china y los diplomáticos individuales no tienen presencia en ninguna de estas dos plataformas.31 El embajador chino ante el gobierno de Panamá, Wei Qiang, es el usuario más activo en Twitter entre todos los funcionarios chinos de Latinoamérica y en marzo de 2022 tenía más de 18.000 seguidores.32 Fue uno de los primeros diplomáticos chinos que trinó en español.33 Otros funcionarios y exfuncionarios chinos en Panamá tienen cuentas en Twitter, cuyos seguidores oscilan entre 3.000 y 8.000 cuentas.34 La embajada como tal abrió una cuenta en noviembre de 2021 y a diciembre de ese año tenía una presencia reducida, aunque creciente, de 500 seguidores.35 En el momento de la redacción del informe, ninguna de estas cuentas había sido señalada por Twitter como perteneciente a funcionarios del gobierno. Las cadenas China Global Television Network (CGTN) en español, Xinhua en español y CCTV en español también cuentan con un buen número de seguidores en Twitter y Facebook, aunque no está claro cuántos de sus seguidores son de Panamá y posiblemente muchos de ellos no sean auténticos. La cadena CGTN en español adquirió 19 anuncios (Ads) en Facebook dirigidos a usuarios panameños entre octubre y diciembre de 2019. Aunque todavía no existen datos acerca de impresiones, el medio de comunicación ha duplicado el número de anuncios emitidos desde enero de 2022.36

En Twitter, el Embajador Wei Qiang interactúa en español fluido con líderes de opinión, periodistas y usuarios del común, y responde preguntas culturales o históricas acerca de China. Además, promociona eventos culturales y en ocasiones retuitea videos apolíticos de interés humano, como bebés graciosos. En general, no adopta la actitud de “lobo guerrero”, atacando a los críticos con injurias y lenguaje anti diplomático, aunque sí promueve discursos contra EEUU provenientes del ministerio chino de relaciones exteriores y hace denuncias contra medios estadounidenses y occidentales.37 Uno de sus mensajes recurrentes en Twitter es que China ayuda a sus aliados. Además, utiliza el discurso de que Pekín no incurre en “diplomacia de chequera,” probablemente en respuesta a las acusaciones de los medios panameños respecto de las circunstancias en las que se produjo el cambio diplomático en 2017 (Véase Resiliencia y respuesta). Este es un tema recurrente que resuena debido a la histórica sensibilidad de Panamá a la política exterior que da prioridad a la inversión financiera a cambio de favores.

Existen algunas pruebas de la presencia en redes sociales chinas de influencers que trabajan para medios estatales, cuyo principal objetivo son los panameños. Una periodista hispanoparlante que trabaja para medios estatales, llamada Jimena a Tu Clic, quien cuenta con 215.000 seguidores en Facebook y regularmente cuelga mensajes sobre alimentación o estilo de vida, se presentó en la cadena Radio Chinavision en septiembre de 2020. 38 (Mayor información sobre medios de comunicación en la sección sobre medios de la diáspora china).

Alcance de la diplomacia pública: Tanto funcionarios como diplomáticos chinos suelen interactuar con medios locales. En 2018, La Estrella de Panamá publicó una columna en la página opuesta a la página editorial (op-ed) escrita por el líder chino Xi Jinping antes de su visita.39 Las actividades diplomáticas del embajador Wei también llegan a interactuar activamente con medios locales. Durante el período cubierto, publicó al menos cuatro columnas en la página opuesta a la página editorial del diario local La Estrella de Panamá,40 y siete en La Prensa,41 además de otros medios de comunicación,42 y ha concedido más de una docena de entrevistas a medios locales. Wang Jian “Paco”, exconsejero de Economía y Comercio de la embajada en Panamá, también fue un diplomático influyente. Ocupó el cargo en el país desde 2011 hasta principios de 2021 y tiene 10.000 seguidores en Twitter, dentro de los que se encuentra el expresidente Juan Carlos Varela, aunque parece que el exconsejero no ha trinado desde su salida.43 En 2020, Wang Jian publicó una columna op-ed en La Estrella de Panamá sobre las medidas COVID-19 tomadas por China y simultáneamente atacó a políticos y medios occidentales.44 Otros diplomáticos de la embajada también han publicado columnas de opinión op-ed en los medios de comunicación tradicionales.45

Contenido pagado o intercambio de noticias en medios locales: El contenido estatal chino publicado en medios panameños es una importante puerta de entrada para la injerencia del PCC en Panamá. Dos de los principales grupos de medios periodísticos de Panamá, cuya circulación asciende a decenas de miles de ejemplares, han distribuido insertos pagados por la embajada china o por su oficina comercial: el grupo La Prensa (que publica La Prensa46 y Mi Diario47 ) y el Grupo Gese (que publica La Estrella de Panamá48 y El Siglo49 ). Estos insertos pagados por lo general se encuentran en revistas o periódicos impresos, se enmarcan en formato de revista y no están marcados explícitamente como publicaciones estatales. Estos insertos suelen dar una visión halagadora de China y su gobierno, e inclusive destacan positivamente el rol de China en el mundo y la campaña de alivio de la pobreza del PCC. También han publicado material sobre oportunidades comerciales y cultura China.

El Grupo Gese también tiene un acuerdo con Xinhua para compartir contenidos. La Estrella de Panamá, el diario más antiguo del país, marca los insertos con una leyenda que especifica que proviene de “Xinhua” o que es “contenido patrocinado” por Huawei.50 Su tabloide hermano, El Siglo, solía publicar contenido de Xinhua sobre temas noticiosos regionales y globales, inclusive actualizaciones de la situación del coronavirus en otros países, aunque no publicó contenido de Xinhua entre agosto de 2021 y marzo de 2022.51 La Estrella de Panamá también publica regularmente contenido que critica al gobierno chino, desarrollado por reporteros y comentaristas locales u obtenido por medio de servicios cablegráficos.52 Otra publicación, La Prensa publicó contenido de Xinhua marcado con el pie de autor de dicho canal de noticias, aunque no se ha publicado ningún contenido de Xinhua desde diciembre de 2017 y la mayoría de los insertos salieron en 2016. Además, Xinhua ofrece suscripciones gratis al contenido de sus noticias cablegráficas.53

Durante la emblemática visita de Xi Jinping a Panamá en diciembre de 2018, la cadena pública de Panamá SERTV firmó un memorando de entendimiento con la Administración de Radio y Televisión de China (NRTA) con el fin de promover coproducciones e incrementar la distribución de contenido televisivo y radial.54 El 4 de diciembre de 2018, SERTV organizó un evento para celebrar la “Presentación de Contenido Chino en Panamá”, junto con la embajada china, China International Television Corp., subsidiaria de CCTV, y la empresa Constantii, S.A., registrada en Panamá.55 El acontecimiento marcó el lanzamiento de una asociación en la que SERTV transmite películas, documentales, telenovelas y otros programas sobre China producidos por medios estatales de ese país. SERTV también se proclamó como medio oficial para transmitir todos los acontecimientos que rodearon la visita de Xi Jinping en 2018.56 En septiembre de 2019, SERTV firmó una asociación con Fujian Television, de propiedad del gobierno chino. El memorando de entendimiento exige capacitación del personal de SERTV y derechos de transmisión de programas y coproducciones.57

Con estas asociaciones se ha logrado que la televisión panameña transmita contenido producido por el estado chino, el cual aparece marcado con el logo del medio de comunicación durante toda la transmisión de los programas. Un ejemplo ocurrido en septiembre de 2021 es una función de ballet para celebrar el septuagésimo segundo aniversario de la fundación de la República Popular China que se transmitió por SERTV. Además, ésta fue vista por casi 1.000 usuarios en la página de Facebook.58 SERTV también ha transmitido otros programas producidos por la embajada china u otras entidades estatales.59

La cadena panameña TVN también forma parte del acuerdo de compartición de contenido con el grupo China Media Group (CMG). TVN es miembro de la Alianza Informativa Latinoamericana (AIL) que firmó un acuerdo con CMG en agosto de 2020 con el fin de lanzar un “programa especial de cooperación noticiosa.”60 El acuerdo se promocionó como una alianza para “garantizar la precisión informativa durante la pandemia de la COVID-19.”61 En diciembre de 2021, CMG, más de 30 medios de comunicación y AIL lanzaron una extensión de dicho acuerdo, llamada "Acción de Medios China-ALC ".62 Esta iniciativa incluirá foros virtuales, coproducción de documentales, un tour llamado CGTN China-LAC Film and Television Tour, un programa de opinión juvenil denominado “Café con CGTN” y campañas de repetición de películas cortas orientadas al servicio público.

Viajes pagados para la prensa: Antes de las restricciones de viaje por causa de la pandemia de la COVID-19, un método en auge que pretendía influir sobre la prensa era el de invitar a periodistas panameños a viajar a China con todo pagado por el gobierno chino, con la aparente intención de que los periodistas generaran contenido favorable sobre el gobierno de ese país durante o después de su viaje. Al menos uno de los viajes, realizado en julio de 2017, fue organizado por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Panamá por invitación de la Oficina de Desarrollo Comercial de China.63 Los analistas consideraron que este acuerdo era inusual, puesto que los periodistas seleccionados por el ministerio de relaciones generalmente trabajaban para medios de comunicación que tenían posturas pro-gobierno y por consiguiente no serían muy tendientes a ser especialmente críticos con China durante esta luna de miel diplomática. En ese viaje a China por medio del Ministerio de Relaciones Exteriores participaron veinte periodistas. Desde entonces han viajado alrededor de 25 más—provenientes de los principales medios de comunicación, como La Prensa, La Estrella de Panamá, Panamá América, Telemetro, TVN y otros medios digitales como Noticias de Panamá y Capital Financiero, entre otros—respondiendo a la invitación de la embajada o de Huawei.64 En noviembre y diciembre de 2018 se organizaron al menos otros dos viajes.65 En julio de 2019, por lo menos un periodista panameño participó en un viaje que incluía a periodistas de toda América Latina, durante el cual el grupo sostuvo reuniones con altos funcionarios del ministerio de relaciones exteriores de China.66 A partir del brote de la pandemia de la COVID-19 ocurrida a principios del 2020, los viajes cesaron.

Según un periodista que participó en uno de estos viajes, quien prefirió mantener su anonimato, el claro objetivo del viaje era promocionar una imagen positiva de China.67 El periodista señaló que, en términos amplios, la meta del viaje era cambiar la percepción sobre China en el exterior y los organizadores intentaron mostrar una imagen de China como país emergente y tecnológicamente avanzado que está dispuesto a cooperar con otros países. En palabras del periodista, “solamente hablaban de lo bueno”.68 Un fotorreportero panameño que viajó a China señaló que estaba impresionado “con el progreso del país,” algo que no esperaba. “Era obvio que querían que nosotros compartiéramos esa misma impresión al regresar a nuestros países,” agregó el fotorreportero.69 Aunque algunos periodistas que volvieron de estos viajes escribieron artículos acerca de temas culturales chinos, se desconoce si al regresar los participantes publicaron artículos positivos sobre China.70

Huawei también ha organizado algunos viajes. Los periodistas, que incluían editores de dos de los grandes medios escritos, La Prensa y La Estrella de Panamá, viajaron a China por invitación de la compañía en 2019 y posteriormente escribieron artículos positivos acerca de Huawei como resultado de su visita a la casa matriz.71

Rol de actores locales importantes: Los grupos comerciales panameños han estimulado el discurso del gobierno chino al escribir en medios o redes sociales acerca de las ventajas que ofrece la creación de vínculos sólidos con China, encaminados a desarrollar proyectos económicos locales. Desde el establecimiento de relaciones diplomáticas, la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá ha expresado claramente su apoyo a los beneficios potenciales de celebrar acuerdos comerciales entre Panamá y China.72 El Grupo Libélula, un centro de pensamiento no oficial formado por académicos, diplomáticos y comentaristas, maneja una cuenta de Twitter que promueve las relaciones comerciales entre China y Panamá. Esta cuenta con frecuencia retuitea contenido publicado por medios estatales chinos y por funcionarios del ministerio de relaciones exteriores criticando a Estados Unidos o promoviendo el discurso del PCC sobre temas como Taiwán.73 La influyente Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa (APEDE), la asociación empresarial más tradicional y conservadora que influye en la opinión pública, participó en negociaciones sobre tratados de libre comercio con el gobierno chino y continuó impulsando uno de ellos, inclusive después del fin de las negociaciones.74 En general, la Asociación ha adoptado una postura más conservadora y ha hecho un llamado a Panamá a “aprovechar las relaciones con China” y al mismo tiempo “cuidar nuestros intereses y fortalecer nuestras instituciones."75  

Campañas de desinformación

Durante el periodo cubierto—entre enero de 2019 y diciembre de 2021—por lo menos una campaña de desinformación llegó a los consumidores de noticias de Panamá. Para efectos de este informe, la desinformación se define como la divulgación intencional de contenido falso o engañoso, especialmente a través de actividades ilegítimas— por ejemplo, por medio de cuentas falsas—en las plataformas globales de redes sociales.

En un informe de Graphika se encontró que a principios de 2021 los usuarios panameños comenzaron a participar en una red de cuentas falsas de Twitter que enviaban contenido a favor de Pekín.76 Los investigadores descubrieron que el embajador Wei Qiang había reenviado trinos con contenido de una cuenta falsa, aparentemente manejada por una mujer llamada He Jinrun, quien desde entonces fue suspendida. En una ocasión, lanzó un video que presuntamente mostraba un desfile a favor de los sanitarios que trabajaron contra la COVID-19 en China, publicado por la cuenta “He Jinrun”. El canal de televisión panameño TVN Noticias compartió este mismo video con sus 800.000 seguidores en Twitter, etiquetando a Wei y a la cuenta falsa. Aunque en sí mismo el video era inocuo, demuestra el potencial alcance y la influencia que puede ejercer la información falsa que proviene de cadenas de cuentas en redes sociales apoyadas por el estado. La participación de Wei en esta cuenta falsa marcó el comienzo de una tendencia en la que se ha visto a diplomáticos recogiendo material de cuentas falsas; anteriormente éstas existían principalmente en ecosistemas cerrados de cuentas falsas que trinaban material de otras cuentas falsas. La cuenta falsa constantemente reenviaba los mensajes de Wei. El hecho de que fuera el embajador quien dio impulso a este contenido falso probablemente le dio un aire de credibilidad entre los usuarios panameños que vieron sus trinos. Los investigadores señalaron que no existía ninguna evidencia de que los diplomáticos fueran conscientes de que estaban difundiendo información falsa.

Censura e intimidación

Durante el periodo cubierto no se documentaron incidentes de censura directa. No obstante, la autocensura es un problema serio del periodismo panameño. Este fenómeno tiene cierta relevancia en el cubrimiento relacionado con China: la autocensura podría explicar en parte la reticencia de algunos medios a analizar de cerca las circunstancias que llevaron al cambio diplomático del 2017, o a investigar más profundamente los proyectos económicos chino-panameños presuntamente pactados en tratos realizados tras bambalinas. Gran parte de esta autocensura está vinculada a vulnerabilidades económicas. La debilidad financiera del mercado panameño de medios de comunicación lo hace vulnerable a presiones por parte de los anunciantes y a la influencia de actores externos.

Después del giro diplomático de 2017 y antes de la visita de Xi Jinping a Panamá en 2018, los periodistas de algunos medios fueron presionados por sus editores para que evitaran cubrir temas que pudiesen molestar a anunciantes como Huawei u otros negocios locales que probablemente podrían obtener beneficios de la inversión china.77 Un periodista señaló lo siguiente, “En ese momento [2018-19] me pidieron que no fuera tan duro con mis reportajes porque existía el riesgo de que los anunciantes retiraran su publicidad. Esta advertencia provino de la alta gerencia.”78 Además, se ha sabido que algunas empresas poderosas que participan en proyectos locales contratan firmas agresivas de relaciones públicas para ejercer presión sobre las juntas directivas y los altos ejecutivos de los medios cuando sus periodistas publican artículos desfavorables sobre dichas empresas. Por ejemplo, la mina Cobre Panamá, manejada por la empresa canadiense First Quantum, recibió una inversión significativa de la empresa china Jiangxi Mining en 2019 y 2020. Durante ese periodo, la empresa contrató a una firma agresiva de relaciones públicas, Corporate Diplomacy, la cual presionó a la alta gerencia de los medios por cubrimientos desfavorables e inclusive llamó a los altos ejecutivos a quejarse.79 Gracias a la práctica imperante en Panamá de utilizar demandas por difamación contra periodistas, los medios de comunicación tienden a doblegarse ante la presión por miedo a estas demandas.

Control sobre la infraestructura de distribución de contenido

Las empresas manejadas por el gobierno chino o vinculadas a él no son propietarias de ninguna forma tradicional de infraestructura de divulgación de contenido, como canales de televisión o emisoras de radio, debido a que la legislación panameña limita la propiedad por parte de medios extranjeros.80 A finales de 2021, Huawei controlaba aproximadamente el 30 por ciento del mercado de telefonía móvil.81 Si bien por el momento Panamá no está considerando implantar tecnología 5G, en febrero de 2020 Huawei invitó a una conferencia en Panamá donde la compañía se promocionaba como proveedor clave de la red móvil de quinta generación en Latinoamérica.82 Huawei también tiene otra huella económica diferente a las telecomunicaciones, por cuanto en 2018 donó al gobierno chino cámaras de seguridad que fueron instaladas en la zona de alto tráfico comercial de la Zona Libre de Colón.83 Huawei y otra empresa tecnológica china de vigilancia, Infinova, suministran a Panamá tecnologías de reconocimiento facial y vigilancia inteligente, al igual que componentes para ciudades inteligentes, dentro de los que se cuentan, entre otros elementos, una red de circuito cerrado de televisión (CCTV) con capacidad de reconocimiento facial manejado por inteligencia artificial e integración con plataformas de redes sociales.84 En agosto de 2021, Huawei abrió la segunda Academia de Información y Comunicaciones en la Universidad Tecnológica de Panamá con el fin de convertir a ese país en un “centro logístico digital”. La primera academia es la de la Universidad de Panamá en Ciudad de Panamá.85

En 2021, TikTok, subsidiaria mundial de la empresa de redes sociales ByteDance, establecida en la RPC, fue la séptima aplicación más descargada en Panamá.86 En los últimos años se han visto algunos casos documentados en todo el mundo en los cuales TikTok retira o minimiza contenidos políticos delicados, como los que violan los lineamientos internos chinos sobre censura, aunque últimamente la empresa informó que ha corregido algunos errores.87 .Un reportaje de junio de 2022 basado en reuniones filtradas de TikTok causó preocupación de que las declaraciones de ByteDance sobre privacidad de datos de los usuarios de EEUU eran falsas y llevó a cuestionar otras declaraciones de la empresa sobre sus políticas.88 El presidente de Panamá utiliza TikTok para llegar a sus electores hispanoparlantes y así ampliar su alcance público. Aparentemente, los políticos locales no usan TikTok ni la otra plataforma china de redes sociales, WeChat, para llegar a la comunidad de la diáspora china con mensajes en idioma chino. Los inmigrantes chinos más recientes dependen de WeChat para escuchar noticias y conocer actividades culturales, redes comunitarias y otros temas. WeChat es de propiedad de la empresa tecnológica de la RPC Tencent, que tiene lazos estrechos con el PCC.

Divulgación de normas, tácticas y modelos de gobernanza de medios del PCC

Existen pocas pruebas en el sentido de que las autoridades chinas estén adoptando el enfoque restrictivo y estatista del PCC para controlar a los medios. No obstante, el gobierno chino está haciendo un mayor esfuerzo por capacitar periodistas en Panamá, como parte de una política más amplia que pretende extenderse hacia Latinoamérica y el Caribe.

Después del establecimiento de relaciones diplomáticas, varios periodistas panameños viajaron a China entre 2017 y 2018. Si bien estos viajes se describieron como “capacitaciones”, también suelen ser turismo gratis de propaganda para promocionar la agenda del PCC, su imagen y su modalidad de gobernanza de medios.89 Los periodistas panameños se están capacitando en China como parte del proyecto del Centro Chino-Latinoamericano para el Intercambio de Medios. Este centro, anunciado por Xi Jinping en 2016, invita a periodistas a trabajar y estudiar en China y la meta señalada es la de capacitar a 500 periodistas en cinco años.90 Las restricciones a los viajes impuestas por la pandemia de la COVID-19 interrumpieron el programa y no está claro cuántos periodistas ya fueron capacitados. En 2018, la embajada china invitó a una cumbre de centros de pensamiento y medios de comunicación en la sede del Parlamento Latinoamericano (Parlatino) en Ciudad de Panamá, edificio que también se construyó con el apoyo financiero del gobierno chino, como parte de un nuevo intento por promocionar la agenda del PCC entre periodistas locales.91

A finales de 2020, la embajada china donó equipo técnico de Huawei a estudiantes de periodismo de la Universidad de Panamá.92 Por lo general, estas donaciones benefician a los alumnos. Aún falta ver si ésta es una señal de futuros intentos de la embajada por alentar un periodismo que favorezca al gobierno chino y respalde sus puntos de vista o por desalentar el periodismo independiente.

Medios de la diáspora china

En los medios en idioma chino publicados en Panamá predomina el contenido en pro de Pekín y la gran comunidad china del país ha sido objetivo del Departamento de Trabajo del Frente Unido del PCC, responsable de la coordinación de operaciones de injerencia.93 El país cuenta con 21 asociaciones chinas en el extranjero, de las cuales varias están vinculadas al gobierno chino.94 Los medios de la diáspora local, como El Expreso (拉美快报), el Diario Chino (拉美侨声) y Radio Chinavisión (巴拿马中文广播电台), están explícitamente asociados para compartir contenidos con medios estatales chinos95 y tanto periodistas como editores de estos tres medios asistieron al Foro Mundial de Medios Chinos celebrado en China en 2019, organizado conjuntamente por la Oficina del Consejo de Estado para Asuntos Chinos en el Extranjero, el Gobierno Popular Provincial de Hebei y el Servicio de Noticias de China, que es la agencia de noticias del estado.96 La cumbre incluyó grupos de prensa chinohablantes de todo el mundo y su objetivo era fomentar la integración de comunicadores con países extranjeros para “contar la historia de China” de manera más eficaz”97 El presidente del Diario Chino, Zhou Jian (周健), quien se dirigió a la cumbre, dijo que la cooperación con grupos de medios de China continental es parte integral para que el periódico siga siendo competitivo en el nuevo entorno mediático y que en parte dirige el periódico con el ánimo de seguir la directriz de Xi Jinping en el sentido de “contar bien la historia de China.”98

Los periódicos en idioma chino con base en Panamá también se distribuyen a nivel regional, principalmente en Costa Rica. El Diario Chino, que sostiene que es el único diario escrito en chino de Panamá, también ha participado en eventos de la embajada china.99 Se calcula que El Expreso cuenta con la mayor circulación de todos los periódicos escritos en chino publicados en Centroamérica y el segundo más grande de la región de Latinoamérica y el Caribe.100 El de mayor circulación es la publicación brasileña, Noticias de China de Ultramar en América del Sur (南美侨报).101

Los foros virtuales, como China 507 (巴拿马中讯网) y Hola666, también reproducen una buena cantidad de contenidos publicados por medios estatales chinos, aunque principalmente se centran en reportajes sobre delincuencia local, noticias relacionadas con negocios, gastronomía, entretenimiento e historias de interés humano. En Panamá, los chinohablantes también tienen acceso a la programación de Xinhua en televisión por cable CCTV y en China Radio International (CRI). Desde 2001, CRI tiene un acuerdo con Radio Chinavision para transmitir 10 horas diarias de su programación.102

En un análisis sobre el contenido de los medios en idioma chino de Panamá, Freedom House encontró una cierta reticencia a publicar material sobre temas que el PCC considera se salen de los límites. Los tres medios más populares, el Diario Chino, ChinaTV y Radio Chinavision no cubrieron hechos importantes que por el contrario tuvieron cubrimiento global, como las violaciones a los derechos humanos en Xinjiang, las protestas en pro de la democracia realizadas en Hong Kong, la implementación de la Ley de Seguridad Nacional de Hong Kong, ni el escrutinio del manejo de la pandemia de la COVID-19 por parte del gobierno chino. Según el director del Diario Chino, el periódico está incondicionalmente a favor de la unificación de China y Taiwán, y desde 2019 ha publicado 73 artículos sobre este tema.103

El foro Hola666, que también maneja un canal de WeChat, ocasionalmente publica historias de interés humano sobre Xinjiang—por ejemplo, sobre gastronomía local y el efecto de los terremotos—al igual que información sobre viajes y negocios en Hong Kong. Es evidente que los medios practican la autocensura al mínimo. Otros declaran abiertamente que publican propaganda del gobierno chino.

WeChat es popular dentro de los recién llegados y estudiantes, y se han formado muchos grupos de apoyo dirigidos a los chinos de ultramar con el fin de que se relacionen con personas que tengan los mismos intereses o que quieran aprender español.104 El portal de internet China 507 maneja una cuenta oficial de WeChat y regularmente publica contenido de otros medios importantes dirigidos a la diáspora china y traducciones de los principales medios noticiosos locales. La embajada local, el Instituto Confucio de la Universidad de Panamá (巴拿马大学孔子学院) y la Cámara China Panameña de Comercio e Industria (巴拿马中资企业商会) manejan cuentas de WeChat que publican contenido en pro de Pekín. En China, estas cuentas están registradas como cuentas oficiales y por consiguiente están sujetas a las restricciones que impone la censura. Algunos investigadores han encontrado que los usuarios de WeChat fuera de China han sido objeto de vigilancia por parte de WeChat, lo que forma parte de un “entrenamiento” en sistemas de censura política dentro de China,105 y restringe las cuentas y publicaciones de usuarios chinos de ultramar demasiado francos.106

Resiliencia + Repuesta Local

Resiliencia subyacente de los medios

  • Periodismo investigativo y sociedad civil: Los principales periódicos escritos, La Prensa Panamá y La Estrella de Panamá, tienen unidades investigativas y La Prensa participa en The Trust Project, un consorcio de medios cuya misión es “ampliar el compromiso del periodismo con la transparencia, la fidelidad, la inclusión y la justicia para que el público pueda elegir noticias de manera informada.”107 No obstante, el periodismo investigativo del país suele ser débil y los tabloides tienen más lectores y reciben mayores utilidades. Panamá cuenta con cuerpos de prensa independientes conformados por periodistas, dueños de medios y otras partes interesadas.108 Además, existen grupos que abogan por la libertad de prensa e internet, como Ipandetec, cuyas actividades incluyen capacitación de periodistas, funcionarios gubernamentales y actores de la sociedad civil en el tema de ciberseguridad.109
  • Disposiciones regulatorias, incluidos algunos límites a la propiedad extranjera: La constitución de Panamá garantiza el derecho a la libertad de expresión y prensa. La Ley 24 de junio de 1999 limita la propiedad de frecuencias de radio y televisión, aunque ésta no es aplicable a los medios escritos.110 Ningún medio chino cuenta con licencias otorgadas por el gobierno para operar emisoras locales de radio ni cadenas de televisión. No obstante, el cumplimiento de la ley suele ser blando. La Ley 129, aprobada en marzo de 2020 y la Ley 254 de noviembre de 2021 se refieren a la propiedad definitiva de los medios y aún no se han aplicado.111 Estas leyes se adoptaron en respuesta al caso de los “Panamá Papers,” una investigación de medios a nivel mundial que sacó a la luz la forma como una firma de abogados de Panamá facilitó la corrupción y el lavado de activos mediante la apertura de cuentas offshore para ocultar la riqueza.112 Si los requisitos de transparencia establecidos por la Ley 254 se aplicaran a los medios panameños, se podría rastrear la verdadera propiedad de algunas entidades, que en Panamá es un problema, puesto que la propiedad de los medios locales está rodeada de secretismo.113 Aunque existe un ente regulador de televisión y radio, éste no cubre a los medios impresos.114 Esta entidad ha venido funcionando con relativa independencia, aunque pertenece a la rama ejecutiva y por consiguiente podría estar expuesta a presiones del gobierno.
  • Iniciativas para contrarrestar la desinformación interna: El Tribunal Electoral de Panamá es un ente judicial que ha prestado atención a la desinformación relacionada con las elecciones. Panamá es el primer país latinoamericano que cuenta con un “Pacto Ético Digital,” es decir un pacto firmado entre usuarios de plataformas de redes sociales en el sentido de “no utilizar campañas sucias como elemento para generar falsos debates; no usar robots automatizados para manipular al electorado; y denunciar noticias falsas con el fin de evitar el daño que éstas pueden ocasionar.”115 Por lo general, estas tácticas recibieron el apoyo de los usuarios, aunque algunos se quejaron de la falsa información proveniente de terceros que no forman parte del pacto. Así mismo, el Tribunal Electoral ha colaborado con organizaciones internacionales y otros países en la lucha contra la desinformación relacionada con las elecciones.116 No obstante, algunas medidas han recibido críticas por cuanto se las califica de ser exageradamente estrictas. En octubre de 2020, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) incluyó a Panamá en una lista de países donde existe el riesgo de que las medidas adoptadas para combatir la desinformación puedan ser utilizadas para criminalizar la libre expresión. La sociedad citó la legislación propuesta en Panamá que penaliza la información errónea y la desinformación, y otra que castiga a los usuarios por discursos virtuales considerados calumniosos.117

Resiliencia específicamente frente a China

  • Cubrimiento crítico de las actividades del PCC y el gobierno chino en Panamá: Si bien el conocimiento local sobre China es bastante limitado, durante el periodo de cubrimiento los principales medios de comunicación, como La Prensa, La Estrella de Panamá, El Capital Financiero y el Diario Crítica, publicaron reportajes que criticaban al PCC.. Estas críticas aparecieron en artículos sobre eventos realizados tanto en Panamá como en China. Los medios también reprodujeron artículos críticos tomados de servicios cablegráficos independientes. El cubrimiento incluía reportajes acerca de violaciones a los derechos humanos contra la etnia Uigur y la inviabilidad de proyectos de infraestructura respaldados por el gobierno chino firmados en 2017–18, los cuales posteriormente se cancelaron.118 También se ha registrado un cubrimiento negativo en diferentes medios panameños sobre el origen chino de la pandemia de la COVID-19, con contenidos producidos por reporteros locales y servicios cablegráficos. El contenido de los artículos cubría la desinformación impulsada por el estado chino sobre teorías conspirativas, posteriormente desacreditadas, en el sentido de que el origen de la COVID-19 estaba en Estados Unidos y denunciaba controles de información por parte las autoridades chinas para acallar información sobre el brote de Wuhan.119 En 2018, los medios panameños reportaron que el entonces presidente Varela había cedido terreno a China para la instalación de una embajada en la boca del Canal de Panamá, lo cual desató indignación y generó protestas locales contra un pacto que comprometía la soberanía nacional de Panamá.120 Varios medios de comunicación que publican contenido de Xinhua o reparten insertos pagados también han publicado críticas. En sus críticas a Pekín, los líderes políticos y los medios hacen el esfuerzo de separar a los ciudadanos chinos del gobierno chino. El hecho de que se comprenda la diferencia posiblemente se deba en parte a la presencia de vieja data de la diáspora china en el país.
  • Periodismo investigativo sobre el giro diplomático de 2017: En noviembre de 2019, el amplio cubrimiento de mensajes filtrados de WhatsApp del expresidente Juan Carlos Varela atrajo la atención pública de todo el país.121 Aparentemente, los mensajes filtrados mostraban que Varela y un funcionario del gobierno hablaban sobre una donación de mil millones de renminbi (143 millones de dólares) del gobierno chino a Panamá en 2017. El funcionario habría advertido a Varela que no mencionara la donación porque “podría dar la impresión de que éste había sido el precio pagado por la ruptura con Taiwán.”122 Aunque Varela admitió que estos mensajes se enviaron desde su teléfono, sostuvo que habían sido distorsionados.123 El gobierno chino negó esta afirmación y calificó el hecho como una práctica normal entre países para “proyectos de cooperación no reembolsables.”124 El procurador general de Panamá renunció a raíz de las filtraciones, lo que sugiere que el contenido era auténtico y no fue alterado como lo afirmó Varela.125

Vulnerabilidades

  • Vacíos legales y regulatorios: Existe falta de transparencia en cuanto a la precisión de la propiedad y la tenencia de medios de comunicación. Algunas adquisiciones realizadas en años recientes están rodeadas de secretismo o sujetas a acusaciones de corrupción. 126 Aunque no existe legislación sobre medios partidistas o de propiedad de partidos políticos, sí hay restricciones en caso de que una persona natural haya sido condenada por un delito. No hay legislación que limite las demandas estratégicas contra la participación pública (leyes anti-SLAPP) y generalmente los periodistas y propietarios de medios son blanco de demandas por calumnia y difamación. No se cuenta con mecanismos para tamizar las inversiones y la judicatura está plagada de corrupción e ineficiencia.
  • Brechas en el conocimiento sobre China: A nivel local en Panamá, el conocimiento sobre China es escaso y los medios suelen acudir a entidades vinculadas al estado chino, al embajador chino o al personal del Instituto Confucio en busca de comentarios sobre historias relacionadas con China y otras noticias. Ninguno de los consejos de prensa cuentan con lineamientos sobre la participación de los medios del partido y el estado chinos y por lo menos uno de ellos, el Colegio Nacional de Periodistas (CONAPE), participó en eventos relacionados con la embajada china en julio de 2021.127 No se han visto casos de periodistas o editores importantes que alcen la voz contra los acuerdos para compartir contenido mediático con medios de propiedad del estado chino, ni que públicamente rechacen la distribución de propaganda china en la prensa panameña, Tampoco hay casos notorios de rechazo a la captación de periodistas mediante el sistema de viajes subsidiados a China, cuya contrapartida es la expectativa de que eventualmente estos periodistas generen cubrimientos positivos. No parce que exista ninguna publicación local en chino que publique informes o análisis independientes de Pekín.
  • Debate limitado sobre la política exterior relacionada con China: Tanto Varela como Cortizo expresaron abiertamente su apertura hacia la inversión extranjera y ninguno de ellos criticó abiertamente las medidas coactivas o encubiertas del gobierno chino. En Panamá, prácticamente no se discuten políticas sobre la injerencia de los medios chinos. Si bien el actual presidente Cortizo ha sido más vacilante que su predecesor en cuanto a la inversión china, continúan los lazos políticos entre el actual partido de gobierno - Partido Revolucionario Democrático (PRD) de Panamá, del cual Cortizo es miembro—y el PCC. Por ejemplo, en octubre de 2020 se llevó a cabo un “grupo de estudio” entre delegados del PCC y miembros del PRD.128

Impacto y opinión pública

En Panamá, el impacto de la injerencia de Pekín sobre los medios es aparentemente limitado. En su mayoría, los medios panameños, a pesar de la autocensura y la presión económica y jurídica, continúan informando de manera independiente sobre temas relacionados con China. No obstante, el creciente alcance de la propaganda china publicada mediante acuerdos de compartición de contenidos e insertos patrocinados por el gobierno, al igual que la debilidad económica del sector de los medios de comunicación, hacen que la industria sea vulnerable a los elementos más encubiertos, coactivos y corruptores de la influencia del PCC sobre los medios. Huawei, con una profunda huella en el país, se ha posicionado de manera tal que puede influir sobre la información periodística a través de viajes subsidiados a China para periodistas y por medio de sus academias de información y tecnología acogidas por las universidades y su posición como anunciante importante para los medios de comunicación. La situación de los medios en chino es más preocupante: en Panamá, el PCC domina los medios publicados en chino y hay muy poco o ningún cubrimiento mediático independiente a disposición de los miembros de la comunidad de la diáspora china local, quienes principalmente consumen noticias en chino.

Los sondeos de opinión sugieren que el sentimiento público hacia el gobierno chino se deterioró en 2018, poco después del establecimiento de lazos diplomáticos. En 2016, 2018 y 2021, el Barómetro de las Américas planteó el siguiente interrogante a los panameños: “En su opinión el gobierno de China: es muy confiable, medianamente confiable, no muy confiable o nada confiable; o no tiene ninguna opinión.” En 2018 y 2021, aproximadamente el 68 por ciento de los encuestados creían que el gobierno chino era “nada confiable” o “no muy confiable.” Este resultado representa un gran aumento respecto del 2016—un año antes de establecer relaciones diplomáticas—cuando solo el 48 por ciento de los encuestados opinaba que el gobierno chino no era nada confiable.129 En la ronda de encuestas de 2018/2019, Panamá demostró ser el país que menos confiaba en el gobierno chino entre todos los países latinoamericanos.130

El incremento de la desconfianza puede estar unido a las relaciones económicas. En general, la inversión extranjera en Panamá no es transparente y durante los años del gobierno de Varela los panameños veían la inversión china con suspicacia por cuanto los tratos se negociaban y se firmaban a espaldas del público. Aunque el discurso comúnmente divulgado por medios estatales y diplomáticos chinos es que las relaciones estrechas con China ofrecen mejores oportunidades para Panamá, una amplia gama de socios extranjeros contribuye a la economía local gracias al comercio global que fluye a través del Canal de Panamá.

Camino Hacia el Futuro

Los siguientes son algunos campos claves a los cuales deberían estar atentos los investigadores, expertos en medios de comunicación, funcionarios y periodistas panameños en relación con la injerencia mediática de Pekín en Panamá durante los próximos años.

  • Mayor difusión del contenido problemático compartido por medios estatales: Observar si existe evidencia de aumento del contenido proveniente de medios estatales chinos canalizado hacia los principales medios panameños y si éste impacta la percepción del público sobre China, Estados Unidos o la política nacional panameña.
  • Crecientes vínculos económicos con medios locales que atraviesan problemas económicos: Observar si hay evidencia que demuestre que los medios de comunicación locales con problemas económicos pueden haber sido adquiridos por empresas de propiedad del gobierno chino o por empresas privadas o personas naturales vinculadas a dicho gobierno. La opacidad de la legislación panameña sobre propiedad permite que los compradores de medios locales oculten su identidad y los periodistas y medios panameños pueden estar dispuestos a intercambiar cubrimiento positivo por dinero.
  • Rol de Huawei en debates sobre la infraestructura del contenido: Observar todo debate público que surja sobre proveedores de tecnología 5G en Panamá y cualquier intento por parte de Huawei o de funcionarios chinos por incidir en la discusión de manera encubierta, incluidos la publicación de insertos pagados, los viajes subsidiados para periodistas o el abuso de la posición dominante de Huawei en el mercado de la telefonía móvil—como la manipulación del mercado de medios mediante interrupciones selectivas del servicio o censura en los dispositivos o servicios prestados por Huawei.
  • Aumento de la autocensura: Observar cualquier aumento de reportes de autocensura entre periodistas que informan sobre inversiones chinas (tanto existentes como nuevas) en el país, posiblemente por causa de presiones de los dueños de medios que tienen intereses económicos en proyectos vinculados con China y por el miedo a las demandas por difamación.

 

On Panama

See all data, scores & information on this country or territory.

See More
  • Global Freedom Score

    83 100 free